RTVE ¿reducirá un tercio su plantilla?

El nuevo modelo de televisión pública estatal pretende aplicar un expediente de regulación de empleo a RTVE de manera que 3.000 trabajadores se irían a la calle.

Es evidente que el ente público está sobredimensionado; más aún cuando algunos de los servicios públicos que se les presuponen dejan mucho que desear.

¿Alguien ha entrado en su web? Pone los pelos de punta, sobre todo si lo comparas con otras como la BBC. Los servicios de ésta funcionan de manera muy aceptable y, como consecuencia, más de diez millones de usuarios visitan la web principal mensualmente. Es la extensión natural del servicio público y presenta objetivos distintos a los demandados en el mundo real. Eso sí: la inversión durante el ejercicio 2003/2004 ascendió a 451,52 millones de euros, 29 millones más que en el anterior. La página web ha visto reducida su inversión en beneficio de BBCi.

¿No sería justo que alguno de los ex-directores generales diera explicaciones? La deuda crece, hay empleados que gastan la suela en los pasillos y la manipulación provoca náusea. ¿Volvermos a dejar pasar el tren de la modernización? Prefiero no apostar.

Acerca de Juan Luis Manfredi

Juan Luis Manfredi Sánchez es profesor titular de Periodismo de la Universidad de Castilla-La Mancha y director académico del Observatorio para la Transformación del Sector Público, en el campus de ESADE Madrid. Escribe sobre relaciones internacionales, tecnología, diplomacia y comunicación estratégica. Es autor de numerosos libros y artículos sobre estas materias, fruto de los trabajos de campo realizados en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de España. Ha sido miembro del Consejo Científico del Real Instituto Elcano (2014-2019) y profesor habitual de distintas escuelas diplomáticas. Es miembro del consejo editorial de Esglobal.com, revista de referencia del periodismo internacional en español. Ha sido finalista del Premio Citi Journalistic Excellence Award 2015 en España.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.